Noticias

Decorando con mosaicos

Noticias / Actividades 17.11.2021

Pocas son las tradiciones en decoración que han acompañado el avance de la humanidad sin mayores variaciones. Uno de estos ejemplos es que se encuentra presente desde la época de Grecia y Roma. Como seguramente ya sabes, un mosaico está formado por teselas que se colocan como si fuera un puzzle para crear el diseño deseado. Las teselas son pequeñas piezas que pueden ser de materiales muy diversos como la cerámica, la piedra, el vidrio pintado o la terracota.

Hasta hace algunas décadas, únicamente se podían ver zonas decoradas con mosaicos en los baños, en las cocinas e incluso algunos jardines, pero con diseños prácticamente iguales y monótonos, esto ha ido cambiando y evolucionando, lo que ha hecho que se transforme en una tendencia al alza que ha permitido llevarlos a cualquier rincón de la casa.

Los mosaicos tienen la magia de convertir un lugar por completo gracias a su exclusividad y sofisticación, creando un punto focal allá donde se ubiquen. Si no quieres revestir las paredes de tu casa con mosaicos, pero te encantaría tener un toque de este precioso arte en tu casa, atrévete a utilizarlos en los muebles, suelos y complementos. Algunas de las opciones son una mesa, un florero, un espejo o un cuadro.  Hoy aprenderemos de forma básica a comenzar el camino de nuestras propias creaciones para personalizar nuestros espacios en el hogar.

Lo primero es crear el diseño que vamos a realizar, para eso elegimos una base donde iremos pegando los mosaicos, lo entretenido es que esto se puede hacer sobre casi cualquier superficie siempre y cuando pueda soportar el peso de las piezas, el pegamento y la lechada (mezcla de cemento, yeso o lo que elijamos como pegamento de base).  Una vez elegida debemos limpiar la suciedad o los residuos de la base y dejarla secar por completo antes de utilizarla. Un pequeño detalle a considerar es que si bien la base puede tener cualquier forma debes tener cuidado con las curvas demasiado pronunciadas, ya que vas a necesitar mosaicos muy pequeños para rellenar las curvas.

Ya teniendo nuestra estructura elegimos el material a utilizar para el diseño, este puede ser de cristal, piedra, porcelana, conchas marinas o cualquier otra cosa que logres encontrar. También puedes utilizar platos de losa partida. Para esto debes romper un plato a la vez con un martillo dentro de una bolsa. Es importante tener control sobre los tamaños y las formas de las piezas. Vas a necesitar de 5 a 7 platos para crear un mosaico de tamaño mediano, de aproximadamente 50 × 60 cm.

Ahora vamos a dibujar el diseño sobre la base. Coloca las piezas del mosaico sobre el diseño antes de pegarlas para organizarlas como quieras y realizar una vista previa de cómo lucirá. Asegúrate de que las piezas estén libres de suciedad o residuos antes de colocarlas. Teniendo esto podemos pasar al pegamento, el más común es el mortero a base de cemento que se consigue de la mezcla de cemento, arena y agua. Sin embargo, también puedes utilizar adhesivos de base acrílica, resinas epoxi o adhesivos para construcción. Este lo puedes esparcir sobre toda la base o colocarlo directamente en cada pieza.  Lo primero es organizar las piezas del mosaico sobre tu diseño aplicándolos primero en una esquina del diseño y avanzando en filas con una distancia aproximada de 3 mm o menos.

Finalmente es importante aplicar un sellador al mosaico para protegerlo y darle el tiempo suficiente para que se seque antes de usarlo. Debes usar al menos 2 o 3 capas de sellador para proteger los mosaicos exteriores.

Para terminar te invitamos a ver este tutorial que te puede aclarar más gráficamente lo que te enseñamos.

OtrasNoticias / Actividades

17.11.2021

Decorando con mosaicos

Ver más

29.04.2021

¿Yoga en casa? Te damos datos de buenas escuelas

Ver más

13.04.2021

Date un tiempo para crear: Arte y Terapia

Ver más